La infancia del futuro rey Juan Carlos, ante el objetivo de Campúa

La cámara de José Demaría Vázquez “Campúa” fue testigo de excepción de la infancia de Juan Carlos de Borbón, desde su nacimiento y bautismo hasta su periodo de formación y el camino hasta convertirse en Juan Carlos I.

Don Juan Carlos de Borbón, recién nacido, fotografiado

Positivado de época de Don Juan Carlos de Borbón, recién nacido,
fotografiado por Pepe Campúa en Roma en 1938

El primer retrato que le hizo fue poco después de nacer, en Roma, pero los reportajes de mayor calado en la opinión pública fueron los que realizó Campúa durante el periodo de formación de Don Juan Carlos, primero en Las Jarillas y luego en San Sebastián.

A Las Jarillas, un reducido colegio de élite con tan solo ocho alumnos en las afueras de Madrid, llegó Juan Carlos en 1948. Era la primera vez que pisaba territorio español, puesto que en aquel momento la familia real se encontraba exiliada en Estoril (Portugal). Allí le hizo Pepe Campúa un reportaje que retrataba el ambiente de la escuela, la habitación del príncipe, sus compañeros y sus maestros.

El príncipe Juan Carlos estudiando en Las Jarillas, retratado por Pepe Campúa

El príncipe Juan Carlos estudiando en Las Jarillas, retratado por Pepe Campúa. Positivado de época con firma original del autor.

Don Juan Carlos permaneció en la pequeña escuela de la sierra de Madrid durante todo ese año académico. Pero tras el verano de 1949 el deterioro de las relaciones entre Franco y don Juan llevarían a este último a decidir que su hijo no volviera por el momento a España. Sería ya en otoño de 1950 cuando Juan Carlos regresara a formarse en el sistema educativo español, en esta ocasión acompañado de su hermano el infante Alfonso para quien ésta sería su primera visita a España.

Pepe Campúa recibió a al infante y al príncipe en la estación de tren de San Sebastián, junto con una muchedumbre que también aguardaba la llegada de los dos hijos de Don Juan de Borbón. La cámara de Campúa captó los rostros de alegría y sorpresa de los dos niños, ante tal recibimiento. Más tarde, también su objetivo reflejaría el ambiente estudiantil del colegio en el que estudiaron en San Sebastián.

A continuación compartimos esta galería de imágenes, procedentes de positivados de época, de dicha llegada.

Los infantes Juan Carlos y Alfonso estudiaron en San Sebastián durante los cursos siguientes. Positivado de época de Campúa

Los infantes Juan Carlos y Alfonso estudiaron en San Sebastián durante los cursos siguientes.
Positivado de época de Campúa

Reverso de la foto anterior, original de Campúa con la siguiente leyenda en francés: San Sebastián.- El Príncipe Don Juan Carlos con su hermano pequeño el Infante Alfonso repasan su lección en la clase del Palacio Real

Reverso de la foto anterior, original de Campúa con la siguiente leyenda en francés:
San Sebastián.- El Príncipe Don Juan Carlos con su hermano pequeño el Infante Alfonso repasan su lección en la clase del Palacio Real

Campúa, único fotógrafo en el viaje de Alfonso XIII a Las Hurdes

Entre el 20 y el 24 de junio de 1922, José Demaría Vázquez “Campúa” tendría la oportunidad de ser el único reportero gráfico que cubriría el viaje del rey Alfonso XIII a la empobrecida región extremeña de Las Hurdes. Pudo hacer ese viaje gracias a que ganó un sorteo entre los reporteros gráficos y, con tan solo 22 años, realizó algunas de las fotografías más representativas de su carrera. Fue seleccionado como fotógrafo con el compromiso de facilitar las fotografías a toda la prensa ilustrada, tal y como señala Juan Miguel Sánchez Vigil en su tesis “La Documentación Fotográfica en España: revista La Esfera”. Este hecho puede explicar que se encuentren negativos del viaje a Las Hurdes en archivos de otros fotógrafos como el de Alfonso Sánchez Portela, que posiblemente Pepe Campúa le cedió para que los distribuyera. Como redactor para cubrir el viaje fue seleccionado por sorteo José García Mora, del diario El Debate.

Alfonso XIII retratado por Pepe Campúa en Las Hurdes mientras organizaba el reparto de alimentos, en el viaje que realizó junto al Doctor Marañón

Alfonso XIII retratado por Pepe Campúa en Las Hurdes mientras organizaba el reparto de alimentos, en el viaje que realizó junto al Doctor Marañón

Las imágenes que captó la cámara de Campúa se publicarían en revistas como Nuevo MundoMundo Gráfico o La Esfera –entre otras cabeceras de prensa escrita que se hiceron eco de la visita- y se convertirían un revulsivo para la opinión pública española al tomar conciencia de la enorme pobreza que se vivía en aquella región del país. Tal y como lo relató Mundo Gráfico en su número de 5 de julio de 1922:

Otro instante del viaje de Alfonso XIII a Las Hurdes, retratado por Pepe Campúa al salir de una de las viviendas de dicha

Otro instante del viaje de Alfonso XIII a Las Hurdes, retratado por Pepe Campúa al salir de una de las viviendas de dicha

Al volver a Madrid Don Alfonso, después de su visita a Las Hurdes, habrá traído, junto a la doliente visión de aquellos lugares tan llenos de pobreza y abandono, el anhelo firme y el propósito alentador de ir haciendo los esfuerzos posibles y las gestiones necesarias a fin de que se aminoren esta miseria y este dolor que hoy llenan a la más abandonada región de España.

Un viaje que marcó historia y que en el año 1998 fue repetido por los reyes de España Don Juan Carlos (nieto de Alfonso XIII) y Doña Sofía, quienes realizaron en Las Hurdes la misma ruta que cubrió Campúa.

En una entrevista publicada en el 18 de junio de 1963 en el diario Pueblo, el reportero recordaba:

“Fueron siete duras jornadas a caballo, por caminos difíciles y abiertos en la roca. […] Había que ordear montañas a unas alturas escalofriantes y yo he visto al rey que en algunos trechos tenía que bajarse de caballo y pasar a pie, porque tenía vértigo y le daban mareos. […] En el curso de cada jornada pasábamos un calor sofocante”.

Alfonso XIII, que apodaba a Pepe Campúa como “Pajarito”, porque en aquel entonces estaba muy delgado y ya le caracterizaba su gran nariz, pudo estrechar lazos con el joven reportero en aquel viaje y le dedicó una fotografía en la que posaron juntos en la región hurdana.

Alfonso XIII firmó para Pepe Campúa un retrato de ambos durante su visita a Las Hurdes en 1922

Alfonso XIII firmó para Pepe Campúa un retrato de ambos durante su visita a Las Hurdes en 1922

Durante aquella ruta, además, Campúa le tomó al rey Alfonso XIII y al doctor Marañón una foto desnudos al bañarse en el río de Los Ángeles, que luego el fotógrafo recordaría como una de sus instantáneas más audaces. Según narran las crónicas completas de aquel viaje:

Alfonso XIII le dijo a Campúa: “¡ven Pajarito!, que vas a hacer una fotografía que no me ha hecho nunca tu padre”. El Rey se desprendió del pantalón y de la camisa, con lo cual quedó completamente desnudo, al tiempo que invitaba a bañarse a cuanto componían su séquito. Antes de meterse en el agua llamó al doctor Marañón, que se había quedado con el calzoncillo debajo de la rodilla. El Rey el echó el brazo por encima del hombro y Campúa disparó una placa”.

Lamentablemente no se conservan las placas originales del viaje a Las Hurdes debido a los sucesivos saqueos e incendios que sufrió el estudio de Campúa. Décadas más tarde el fotógrafo aportaba en la entrevista de Pueblo algunos datos sobre el destino de aquella foto del rey desnudo:

“Esa fotografía, cuyo cliché le entregué al rey en París, no sé cómo llegaría a manos de El Caballero Audaz en tiempos de la República. El caso es que la publicó en la portada de un libro… ¡En fin, más vale no hablar de eso!”

Don Juan de Borbón ante el objetivo fotográfico de Campúa

Desde los inicios de su carrera y casi hasta su muerte, José Demaría Vázquez “Campúa” mantuvo relaciones de afecto con la familia real española, tanto con Alfonso XIII como con Don Juan de Borbón y, más tarde, con el príncipe Juan Carlos a quien conoció desde niño. Les visitó en varias ocasiones en Estoril (Portugal) -donde se encontraban exiliados- y realizó numerosos reportajes de su vida y trayectoria familiar.

Entre entre las fotos más destacadas de la carrera de Pepe Campúa se encuentran las que le tomó a Don Juan al timón de su barco Saltillo en Estoril, en el año 1946. El fotógrafo y amigo le acompañó en la travesía y capturó imágenes como esta, tal y como describe Incitatus en el artículo “Campúa, el hombre que estaba allí”:

Don Juan al timón del barco Saltillo, fotografiado por José Demaría Vázquez "Campúa" en 1946

Positivado original de Don Juan al timón del barco Saltillo, firmado por José Demaría Vázquez “Campúa” en 1946

“Campúa le hizo a don Juan de Borbón las mejores fotos que le tomaron en toda su vida, lo cual le trajo problemas”.

El aire desenfadado, la sensación de disfrutar de la vida, la visión positiva de Campúa en esta sesión con Don Juan hacían desconfiar a los miembros del gobierno de Franco.

También el propio Pepe Campúa se tomó aquel día una foto con el entonces heredero de la corona española, con aire tranquilo y de confianza.

Positivado de época que Pepe Campúa dedicó a su hija Esther, posa junto a Don Juan de Borbón en el barco Saltillo en Estoril (Portugal)

Positivado de época que Pepe Campúa dedicó a su hija Esther, posa junto a Don Juan de Borbón en el barco Saltillo en Estoril (Portugal). Una foto especial y digna de una dedicatoria en la que a mano Campúa escribió: “Para Esthercita, con el cariño de tu padre”

Hubo muchas más ocasiones en las que Don Juan y Pepe Campúa se encontraron y en las que el fotógrafo retrató al infante y a su familia. Rescatamos algunas de ellas en la siguiente fotogalería que puede verse más grande haciendo click en cualquiera de las siguientes imágenes.

Pepe Campúa en la Guerra de Marruecos

Uno de los primeros viajes como reportero de José Demaría Vázquez “Campúa” fue a Marruecos, para realizar la cobertura de la Guerra del Rif a principios de los años 20. Seguía así los pasos de su padre, José L. Demaría López “Campúa”, que entre 1909 y 1911 llevó a cabo en Marruecos los reportajes que le consagrarían como fotógrafo.

Pepe Campúa llegó a Marruecos en 1921 al poco tiempo de haberse producido el Desastre de Annual, solo un año después de asumir el estudio y el seudónimo de su padre. Con apenas 21 años, su carrera como reportero comenzaba a despegar. En este primer viaje africano le tomaron este retrato montado a caballo y con un gesto lleno de juventud y deseos de aventura. A mano sobre esta imagen, un positivado original de época -que en algunas investigaciones se ha ubicado en el campamento de “Monte Arruit”- Campúa escribió: “Melilla, agosto 1921”.

Positivado de época de Pepe Campúa montado a caballo en Melilla, durante la Guerra de Marruecos en agosto de 1921

Positivado de época de Pepe Campúa montado a caballo en Melilla, durante la Guerra de Marruecos en agosto de 1921

La visita del presidente Eisenhower a España, fotografiada por Campúa

Durante varias décadas todas las visitas oficiales que llegaban a España pasaban por el objetivo de la cámara de Pepe Campúa. Retrató a jefes de estado, embajadores y todo tipo de personalidades que pasaron primero por el Palacio de la Zarzuela y luego por el Palacio de El Pardo.

Una de las visitas más comentadas de los años de la dictadura fue la del presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower, que visitó Madrid el 21 y 22 de diciembre de 1959. Esta era la primera vez que un jefe de estado de EE.UU. visitaba España y los medios reprodujeron ampliamente la cobertura realizada por Campúa. Reproducimos aquí unas fotografías publicadas por La Vanguardia en una edición gráfica especialmente lanzada para la ocasión:

Primera página del especial gráfico de La Vanguardia el 23 de diciembre de 1959 sobre la visita de Eisenhower, con fotos de Campúa

Primera página del especial gráfico de La Vanguardia el 23 de diciembre de 1959 sobre la visita de Eisenhower, con fotos de Campúa

El presidente estadounidense vino acompañado a España por su hijo John y su nuera, Barbara. La visita fue breve y, a su regreso a casa la familia Eisenhower recibió un álbum con las fotos realizadas por Campúa, de mano de un capitán del ejército de EE.UU., tal y como señala este documento inédito:

Nota de agradecimiento de Barbara Eisenhower por el reportaje fotográfico realizado por Campúa durante su visita a España.

Nota de agradecimiento de Barbara Eisenhower por el reportaje fotográfico realizado por Campúa durante su visita a España.

La nuera de Eisenhower se mostraba especialmente feliz de tener el álbum con el reportaje porque no pudieron hacer fotografías ellos mismos durante su viaje. Las fotos de Campúa serían para ellos “un fantástico recuerdo de su visita” y por este motivo Barbara Eisenhower desde Pennsylvania le pidió al Capitán Seely -quien más tarde reenviaría a al fotógrafo la carta- que transmitiera “su sincero aprecio al Sr. Campúa por sus fotos, excelentes y llenas de talento”.

El bautizo del rey Juan Carlos I

Uno de los reportajes más emblemáticos en la carrera de Pepe Campúa fue, sin duda, el que obtuvo en el bautizo del primer hijo varón del infante don Juan de Borbón: el príncipe Juan Carlos que después se convertiría en rey de España.

Campúa fue el único fotógrafo que cubrió la celebración, que tuvo lugar el 26 de enero de 1938 en la capilla de la Real Cruz de Malta en Roma. Recibió autorización especial por parte de Franco para esta cobertura y para hacer fotos incluso en la capilla, tal y como puede verse en el siguiente documento, firmado por el Jefe de la Casa de S.M. el Rey.

Autorización recibida por Campúa por la Casa de S.M. el Rey para fotografiar el bautizo de Juan Carlos I

Autorización recibida por Campúa por la Casa de S.M. el Rey para fotografiar el bautizo de Juan Carlos I

Estas fotografías fueron publicadas originalmente en el Diario ABC el 10 de febrero de 1938. Rescatamos aquí un positivado de época en cuyo reverso el propio Campúa escribió “La Reina Victoria mantiene en sus brazos a su nieto el Príncipe D. Juan Carlos”, además de una identificación realizada por otra persona en francés de los personajes que aparecen en la imagen.

La Reina Victoria mantiene en sus brazos a su nieto el Príncipe D. Juan Carlos el día de su bautizo,

Reverso foto bautizo Rey Juan Carlos I Positivado y reverso de una de las imágenes del reportaje de Campúa sobre el bautizo del príncipe D. Juan Carlos, que después sería rey de España. A mano escribe Campúa: “La Reina Victoria mantiene en sus brazos a su nieto el Príncipe D. Juan Carlos”

Y a continuación otro positivado, más tardío, quizá de los años 60 por los tiempos verbales usados y porque solo figura en él el sello del estudio de Bárbara de Braganza (la última sede del estudio fotográfico de Campúa). Escrito a mano el pie de la fotografía con la identificación de los personajes que aparecen en ella y la indicación de publicarla a cuatro columnas.

Pie original de la foto: El Cardenal Pachelli - hoy fallecido papa- bautió a S.A.R. Don Juan Carlos. En la foto: la Reina de Italia, Alfonso XIII, el príncipe Chigui -todos fallecidos- y S.M. Dª Victuria Eugenia, madrina con su hijo el Infante don Jaime. S.S. estrecha la mano del Infante D. Jaime


campua_bautizorey005 Pie original de la foto: El Cardenal Pachelli – hoy fallecido papa- bautizó a S.A.R. Don Juan Carlos. En la foto: la Reina de Italia, Alfonso XIII, el príncipe Chigui -todos fallecidos- y S.M. Dª Victuria Eugenia, madrina con su hijo el Infante don Jaime. S.S. estrecha la mano del Infante D. Jaime